La luna de anoche

8,00

Tendría que explicar determinadas cosas que sólo se entienden cuando se conocen, «la luna de anoche», «el merengue y el chocolate», «la casa azul»… o a lo mejor no tengo que explicar nada porque no hace falta, porque lo importante de los poemas no es que se entiendan sino que se sientan, en eso se parecen al amor: lo importante no es buscarle razones sino disfrutar de lo que te da, donde y cuando te encuentre.

La luna de anoche es una historia de amor, contada en pasado y con el corazón roto. Por tal herida está cargada de tristeza y melancolía, pero no de desamor. Llegar a ese punto me hubiera impedido llorar, gritar y dormir tranquila. Y eso era necesario. Como escribir estos poemas, necesarios para sobrevivir, para comer, para seguir, para encontrar mi casa.